Enseñe a otros a reconocer su necesidad del perdón de Dios, el precio de ese perdón y cómo este nos es otorgado, para que, de manera consciente, asuman el compromiso de volverse al Señor y no sólo creer en Él.

«Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirpan el don del Espíritu Santo.»
Hechos 2:38

Mostrando todos los resultados 5